Blogia
Notas de opinión

Troops to teachers

Adiós al Departamento de Cortinas y Complementos para el Hogar. La primera decisión del responsable de educación del nuevo gobierno británico, el ex-periodista tory Michael Gove, de 42 años, ha sido cambiar el nombre de su departamento, que ha pasado a denominarse Department of Education. Continúa así el baile de estructuras y siglas que indefectiblemente va ligado a la voluntad de todo nuevo gobierno de dar sustancia a sus visiones y articular las correspondientes políticas. Lo encuentro del todo legítimo y lo prefiero con mucho a la actitud de "todo atado y bien atado" de algunos que pretenden que sus normas sean las últimas y que su paso por el poder congele la historia. A la larga no hay nada más improductivo y abocado al fracaso que esta pretensión.

Repasemos un poco el asunto de las denominaciones ministeriales. Cuando Tony Blair llegó al poder en 1997 la educación estaba adscrita a un ministerio conjunto de educación y trabajo, el Department for Education and Employment (DfEE), creado por los conservadores cinco años antes, en plena era Thatcher. Esto duró hasta 2001, cuando el partido laborista reorganizó el gobierno creando el Department for Work and Pensions y el Department for Education and Skills (DfES). El DfES puso el acento en la relación entre la educación y las competencias para el trabajo, más que la relación entre la educación y el empleo y asuntos relacionados.

La dimisión de Tony Blair y el acceso al poder de Gordon Brown llevaron a la creación de un departamento de educación de orientación más social, que conjuntaba la gestión del sistema educativo con la de los servicios a las familias y a la infancia. Algunas de sus misiones eran coordinar la justicia juvenil, la promoción de la salud, las estrategias contra la pobreza infantil, las políticas familiares y la política educativa hasta los 19 años. De ahí el bonito nombre de Department for Children, Schools and Families, que sin embargo no ha durado ni tres años. Debido a sus siglas DCSF, el partido conservador, entonces en la oposición y hoy en el gobierno, lo rebautizó de manera rápida y maliciosa como Department for Curtains and Soft Furnishings. Puede que este apodo no fuera del todo ajeno al hecho que su titular, el Sr. Ed Balls, consintiera el gasto de tres millones de libras en nuevo mobiliario de diseño de procedencia italiana y una gran escalera de vidrio y acero para el ministerio. Un llamativo logo en forma de arco multicolor tampoco debió gustar demasiado a los conservadores.

Así que, en cuanto al nombre, después de un ciclo de 18 años se ha vuelto el punto de salida, cuando en 1992 el departamento responsable del sistema educativo en el Reino Unido se llamaba, como ahora, Department of Education. Pero eso fue después de que el Department of Education and Science, creado el 1964 por la fusión de dos ministerios independientes de educación y de ciencia, perdiera la responsabilidad sobre ciencia, que fue a parar a una oficina específica del Department of Trade and Industry. Etcétera. La historia de los cambios de denominaciones ministeriales es interminable y es mejor dejarlo aquí. Apuntemos no obstante que en los trece años de gobierno laborista hubo siete responsables de educación.

Yendo al asunto esencial, ¿qué se puede decir por ahora de la política del nuevo ministerio? Una de las ocasiones en las que la persona que lo dirige explicó su pensamiento fue en la conferencia "What is education for?", dada el 30 de junio de 2009 en la Royal Society of Arts. Entonces, en tanto que miembro del gobierno en la sombra de la oposición ("shadow cabinet"), Gove ya era el portavoz oficial del pensamiento educativo de los tories. Según informa The Guardian, las líneas generales de la nueva coalición de gobierno tory-libdem establecen que habrá una financiación específica significativa para los alumnos con más desventajas y que el dinero para ello se sacará de reducciones de gasto ajenas al presupuesto escolar. Los centros educativos serán reformados en tres sentidos: nuevos proveedores de servicio podrán entrar en el sistema escolar estatal en respuesta a las demandas de los padres, todos los centros tendrán más libertad de acción sobre el currículo y todos los centros deben dar cuentas de manera apropiada (el significado de esto no me parece evidente).

El gobierno laborista intentó que todos los profesionales que tratan con niños y jóvenes lo hicieran coordinadamente para asegurar la mejora de la educación, de la salud y del bienestar. Ahora está por ver si los niños, los jóvenes y las familias seguirán siendo el objetivo del departamento de educación o si el enfoque se centrará en "enseñanza y aprendizaje" de manera exclusiva, haciendo más difícil la ya compleja interrelación entre las diversas esferas. Parece sin embargo muy claro el objetivo de centrarse en los aprendizajes y sobre todo en los resultados. El mundo de Gove es el de los valores "tradicionales" en el aula, los niños con corbata y la división drástica por niveles de rendimiento académico y por materias tradicionales. Al Sr. Gove no le gustan los proyectos interdisciplinares.

Estoy especialmente interesado por saber si Gove llevará adelante su propuesta de un programa "Troops to Teachers" mediante el cual, ex-soldados formados (¿entrenados?) como profesores tienen la misión de imponer disciplina y orden en los centros educativos, entre otras tareas pedagógicas. En esta entrevista grabada Gove literalmente dice que el profesionalismo que demuestran los líderes militares es exactamente el mismo que el país admira y lo que los padres querrían ver en sus escuelas, por lo que sería fantástico disponer de personas con este tipo de background (bagaje / formación) en las aulas. La edad de jubilación de los militares hace que muchos busquen otras ocupaciones para ejercerlas un buen puñado de años. La eficacia formativa del estamento militar contribuye a que, según Gove, el deseo número uno de las personas que dejan el ejército en el mundo anglosajón sea entrar en el campo de la educación y la formación. Que el país europeo con más tradición liberal y democrática tenga ministros que hacen este tipo de planteamientos no me parece nada banal.

Espero que del lío de los nombres de los ministerios y de "las cortinas y los complementos para el hogar" no se pase, ni remotamente, a pensar en híbridos de escuela y cuartel como forma de encarar la educación del siglo XXI. En verdad que deseo que la próxima denominación del ministerio no sea Headquarters of Education.

Ferran Ruiz Tarragó
frtarrago@gmail.com - Autor de "La nueva educación"



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Urbinaga -

Siempre oportuno,pero no des ideas que aquí los conservadores no leen ingles. Aunque yo primero los metería en algunas casas. Lo de rendir cuentas de manera adecuada ya lo propuso Blair,cerrar los centros de bajo rendimiento,lo que no sabe es que puede que haya mas alumnado de bajo rendimiento en centros de rendimiento medio-alto que en los otros, pero las medias ocultan las varianzas intra centro.En Colorado quieren que el rendimiento del alumnado evalue al profesor.Puestos a dar ideas.Un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres